Educación Financiera para Todos

¿Sientes que literalmente el dinero “vuela” de tus manos?

Que no se escape tu dinero

¿Te pasa que incluso antes de finalizar el mes ya has gastado todo tu dinero y no sabes cómo cubrir los gastos que hacen falta?

A todos nos ha pasado. No hay necesidad de entrar en pánico, pero si debes tomar cartas en el asunto y asumir el control de tus finanzas. Aquí te explicamos cómo:

  • Las cuentas claras
    Si no sabes cuánto recibes de ingresos ni cómo o en qué los gastas, es probable que termines el mes con un saldo negativo y una gran cara de preocupación.

    Utiliza una hoja de Excel o en su defecto una hoja de papel, y haz es el ejercicio de identificar las fuentes de ingresos y sus montos. Luego haz lo mismo con los gastos. Empieza por aquellos que son fijos, y termina por aquellos que son variables. Identifica cuáles son realmente necesarios y no puedes reducir, y cuáles podrías omitir o reducir, para darle un poco de aire a tus finanzas. Es así como armas tu presupuesto.
  • Págate a ti primero
    Los ingresos que recibes son fruto de tu trabajo. Por ello mereces pagarte a ti primero como premio por tu esfuerzo y como forma de ir ahorrando para lograr tus sueños y metas. Determina qué porcentaje o monto de dinero es viable ahorrar. Puedes empezar con un monto bajo, e ir aumentándolo a medida que vas ganando confianza en el manejo de tus finanzas.
  • Cuidado con los gastos hormiga
    Los escapes más comunes de dinero se dan en gastos que son pequeños y que por ende no tenemos en cuenta. Por ejemplo comprar cigarrillos, comprar un café todos los días después del almuerzo o comprar una botella de agua todas las mañanas son gastos que aunque parecen insignificantes, pueden hacer un hueco en nuestras finanzas al final del mes. Por ello pon especial atención a este tipo de gastos.
  • Renegocia tus deudas
    Si sientes que las deudas se quedan con gran parte de tus ingresos, considera estrategias para bajarlas. Averigua con tu banco si puedes refinanciar o renegociar la tasa de tu deuda. Si tu deuda es por tarjeta de crédito, es buena idea esforzarse por pagar una cantidad mayor al monto mínimo mensual.

Compartir