Educación Financiera para Todos

Ahorrar es crucial para tu bienestar y para poder navegar con éxito a través de todos los estados financieros – buenos y malos – a los cuales te enfrentas en diferentes etapas de tu vida.

Aprende cómo ahorrar

Para ahorrar es muy importante que empieces por pagarte a ti primero. Esto significa que cuando recibas tus ingresos -bien sea por tu salario, rentas u otros- apartes inmediatamente la cantidad que quieras ahorrar y la guardes en un lugar seguro. Ya luego podrás empezar a asignar el dinero restante a los gastos que normalmente tienes.

Sin embargo, a veces vemos que el dinero no alcanza. Es por ello que a continuación te presentamos unos consejos sencillos que te ayudarán a manejar mejor tu dinero para que puedas mantener e incrementar ese ahorro:

1. Guarda tus ahorros en un buen lugar

Una vez que decidas empezar a ahorrar, necesitarás determinar en dónde vas a guardar tu dinero. Recuerda que ‘debajo del colchón’ no es la mejor opción.

Las opciones más comunes para ahorrar incluyen:

  • Cuentas de ahorro
  • Inversiones a plazo
  • Fondos de inversión

Lo más importante es que el dinero que ahorras esté seguro y que tenga una rentabilidad para impulsar tu esfuerzo y llegar más rápido a tu meta.

Al seleccionar lo que vas a usar para ahorrar, toma en cuenta:

  • Acceso
  • Seguridad
  • Interés
  • Comisiones
  • Limitaciones

2. Tómate tu tiempo antes de comprar y gastar

Los gastos no son buenos ni malos por sí mismos. Lo malo es cuando compramos de forma impulsiva cosas que no necesitamos o que no habíamos previsto y gastamos más de lo que nuestro presupuesto nos permite.

Por ello siempre piensa bien antes de comprar. Hazlo con cabeza fría, sin dejarte llevar por las emociones. Si te gusta algo, apártate y piénsalo bien durante una semana. Si después de ese tiempo aún crees que el artículo es indispensable, organiza tu presupuesto para poder comprarlo.

Para las compras del mercado, por ejemplo, haz una lista de lo que realmente necesitas. Así puedes comprar todo lo necesario y evitas la tentación de meter todo lo que veas en el carrito.

Comprar sin planificación es un riesgo para las finanzas. ¡Así que conviértete en un comprador inteligente!

3. ¡Aprovecha las promociones, con mesura!

Es usual que en ciertas épocas del año haya descuentos, rebajas o promociones de diversos artículos como ropa, viajes y automóviles.

Es inteligente aprovechar estas promociones para obtener mejores precios, siempre y cuando sean artículos que necesitemos o para los cuales ya hayamos apartado una suma de dinero.

Sin embargo, caer en la tentación de realizar compras innecesarias solo porque “está barato” es un gran error que puede afectar seriamente nuestras finanzas.

Compartir